Comunicación

École et Église en Espagne et en Amérique Latine

El hombre es vuelven

El estudio ilustra dos visiones sobre los criterios de validación de neologismos coexistentes en Hispanoamérica a fines del siglo XIX, a la vez que dos posiciones diferentes entre los intelectuales americanos de la época respecto de la independencia lingüística de los países hispanohablantes en relación con España, en particular en cuanto a la labor tutelar de la RAE. The study illustrates two views on the validation criteria to neologisms, and shows two concurrent positions among Hispanoamerican intellectuals of the time regarding the linguistic independence of Spanish-speaking countries in relation to Spain. The analysis also shows the authority position that Hispanoamerican specialists of language studies were assuming.

Menú de navegación

Facultad Leopoldo G. Favor que espera de V. Conde de Toreno, felicitamos a nuestro compañero y paisano, que goza ya de merecido renombre por sus trabajos científicos y literarios.

II. L'Église dans l'école. Les catéchismes

Estudia en su Laviana natal hasta los catorce años, en ingresa en el seminario de Oviedo y posteriormente es enviado con una beca a Roma para estudiar en el Pontificio Facultad Español. En Roma es donde conoce las obras de los principales representantes del catolicismo social, lo que despierta en él una fuerte vocación collective que mantendría toda su vida. Arboleya es invitado por la empresa a dar un ciclo de conferencias a los obreros, pero solo pudo dar la primera porque la empresa decidió que no continuara ya que en esa primera charla había defendido el sindicalismo puro exclusivamente obrero sin interferencias de los patronos. Su proyecto denial salió adelante por la oposición de los católicos integristas que defendían los métodos tradicionales en la organización obrera católica. Pero los estatutos que redacta son rechazados porque Arboleya lo que pretendía crear era un sindicatoy denial una organización intervenida por la administración y basada en la idea ancestral del paternalismo y la beneficencia del patrón respecto del obrero.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *